martes, 25 de julio de 2017

Cuba acogió a tres millones de turistas en lo que va de año

Cubasí   -   ACN  -  Martes, 25 Julio 2017 13:49


El Ministerio del Turismo informó en nota oficial que en correspondencia con la tendencia que viene manifestándose en los arribos de visitantes internacionales a Cuba, hoy, 25 de julio, se arribó a la cifra de 3 millones de viajeros foráneos que escogieron a la Isla como destino.

   Ese resultado se alcanza con 75 días de antelación con respecto al año 2016, lo que representa un crecimiento del 24 por ciento en la cantidad de turistas que visitan Cuba.

     Recientemente el ministro del Turismo Manuel Marrero, ante diputados de la Comisión de Atención a los Servicios de la Asamblea Nacional del Poder Popular, reafirmó la tendencia sostenida al crecimiento del sector, uno de los pilares de la economía nacional.

   Marrero destacó entre los principales mercados emisores a Estados Unidos, a pesar de las restricciones a los viajes de ciudadanos de esa nación a Cuba, seguido por Canadá, España, Francia, Italia y Alemania.

   En el primer semestre del año en curso los ingresos del turismo ascendieron a mil 500 millones de dólares, lo cual representa un aumento de poco más del nueve por ciento en comparación con igual etapa de 2016, en tanto los ingresos por turistas-día se elevaron en un 11,8 por ciento.

   El Ministerio del Turismo espera que este año visiten el país cuatro millones 700 mil turistas, lo que supone un crecimiento de 16,5 por ciento del total de arribos con respecto a 2016, cuando Cuba logró por primera vez la cifra de cuatro millones de vacacionistas.

   Adelantó que para 2018 el país espera recibir cinco millones de viajeros internacionales, meta que reafirma la necesidad de ampliar la capacidad de alojamiento del archipiélago. 

     En la actualidad Cuba dispone de 67 mil 769 habitaciones en hoteles, cifra que al finalizar este año deberá ascender a 68 mil 200 cuartos, con un plan para construir 100 mil nuevos hasta 2030.

   Sobre la alianza con el sector no estatal, Marrero puntualizó que hay dos mil restaurantes y más de 22 mil habitaciones en casas particulares con servicios de hospedaje, cuya presencia resulta mayoritaria en ciudades patrimoniales como Viñales, Santa Clara, Remedios, Cienfuegos, Trinidad, Camagüey, Baracoa y Santiago de Cuba.


Rosa Paya no es una exiliada

Por Yadira Escobar  - Tomado de su blog  -  25 de julio de 2017

Money. Sólo se trata de eso…por mucho ruido que hagan en los medios privados o federales con nuestros impuestos anunciando conceptos que el propio gobierno de Cuba también comparte, como el anhelo de lograr prosperidad o de acabar con la corrupción, pues no hay país que quiera ser pobre y triste como casi afirman los disidentes actuales y la propaganda que les apoya. Sólo quieren ganar dinero lo más fácil posible como disidentes, ya que pagan por eso y en la Cuba actual eso requiere muy poquito esfuerzo y muchas quejas contra el gobierno.

La hija de Oswaldo Paya insiste en sacar beneficios políticos de la trágica muerte de su padre, repitiendo y repitiendo la misma historia frente a cualquier micrófono disponible dedicado a la guerra psicológica contra Cuba. Es enviada a diverso eventos de la derecha internacional en diferentes países como la nueva cara visible de un grupo de hombres ambiciosos que conspiran contra el Estado cubano con teatros de activismo sin realmente arriesgar nada en serio, pues es sólo un negocio, desde luego. La jugada es invertir poco pero recuperar mucho.

Rosa Paya no es una exiliada pero puede venir a Miami cuantas veces quiera porque pidió asilo político, asegurando que temía por su vida en Cuba, a donde entra cuantas veces quiere porque sabe que es todo un cuento melodramático. Ella puede llevar una vez al año televisores u otras maravillas materiales a la isla y pagar en la aduana en pesos cubanos mientras que nosotros en la emigración tenemos que pagar en dólares estadounidenses. Pero a pesar de múltiples privilegios conquistados por la Revolución del 59, se queja siempre de un estado que le protege sus derechos y propiedades privadas, argumentando que ese estado le asesinó a su padre. De más está decir, que estas contradicciones ridículas serian la destrucción de cualquier figura publica con pretensiones, pero quienes controlan a todo opositor desprecian demasiado a los cubanos de la isla como para no exigir ni un mínimo de profesionalidad o ética en el comportamiento.

Oswaldo Paya murió de forma violenta en un accidente de tráfico en el 2012 junto a otro disidente por culpa de un crispado conductor que manejaba a gran velocidad y sin licencia por el oriente de Cuba en un camino en mal estado. Murió siendo español, pues había adquirido discretamente la ciudadanía española, cosa aprovechada por su hermano desde España junto a otras personas cuando intentó involucrar al estado español sin éxito en el juicio realizado al conductor español y de derechas Angel Carromero. Los cubanos condujeron el proceso de manera correcta ante la observación de autoridades españolas y no se pudo politizar lo que era un caso común.

Al parecer en Cuba ya no se penaliza aquello de “propaganda enemiga” y sus quejas y denuncias se pueden escuchar en toda la isla por Radio Martí, estando Rosa al mismo tiempo en la Habana. No la molestan por eso y aunque ella quisiera mucho que la arrestaran o acosaran de alguna forma, al parecer es muy ignorada dentro de Cuba.

Paya nunca fue muy querido en Miami, y yo personalmente escuche varias veces en Miami como los más duros anti-castristas lo calificaban como un agente de la Habana y del alto clero. Nunca he creído en estas teorías conspirativas, y en mi opinión la extrema derecha simplemente se sentía molesta por la variante astuta del disidente de aprovechar la vía legal para sacar adelante sus ambiciones políticas abandonando a los exiliados o dejándolos como plato de segunda mesa. La hija no sólo rompe con su padre al coquetear con los que lo odiaban en Miami o miraban con recelo por legitimar al sistema cubano para similar el discurso del exiliado. Las Damas de Blanco apoyan las sanciones contra Cuba a diferencia de su padre que criticaba el bloqueo, pero como tal vez no comprendía bien las postura de su padre, habla como un derechista más de la calle 8.

Curiosamente, su padre nunca fue a prisión por su activismo, ni perdió su empleo estatal, y no se le prohibió ir a recoger los $51,500 dólares que le regalaron en Europa en forma de premio. Oswaldo Paya se esforzaba en parecer un pacifista socialdemócrata que promovía un centrismo (siempre inclinado a la derecha ) con el suave-débil vocabulario de las revoluciones de colores. Sin embargo, apoyó el golpe de estado en Venezuela que tiraba por el piso las instituciones democráticas y secuestraba al presidente legitimo.

Rosa Paya, sin miedo a perder sus propiedades en Cuba por alguna confiscación, cuenta con Radio Martí para transmitir todo su discurso a 11 millones en la isla porque la oposición actual es muy astuta y disfruta de lo mejor de los dos mundos. Las grandes obras requieren duros sacrificios y los disidentes asalariados no están dispuestos a sudar por auto-financiarse ni levantar un dedo por ayudar a los demás. Como los mosquitos, solo quieren chupar más plata ajena y en esa ambición van a reventar.

Con disidentes de este tipo, queda evidente que la Revolución cubana, como proceso natural de un pueblo que aprendió rápido como son las cosas en este mundo, continuará evolucionando a pesar de las piedrecitas en el camino.


Gracias y buena suerte, compañera

Jorge Gómez Barata

Desde la época de Raúl Roa, Carlos Lechuga y más recientemente Ricardo Alarcón, pocas figuras de la esfera diplomática alcanzaron la relevancia y la popularidad de Josefina Vidal, directora de América del Norte en la cancillería cubana, quien condujo el tramo público de las negociaciones de las que resultaron avances decisivos en el inicio de la normalización de las relaciones con Estados Unidos.

No se trataba de una tarea cualquiera, sino de cambiar un curso determinado por siglos de desencuentros y décadas de confrontaciones decisivas y en ocasiones extraordinariamente violentas, y de intentar poner fin a una era, convertir la confrontación en distensión, y al adversario en vecino. Obviamente ella no estaba sola, sino que formó parte de un competente equipo, que bajo la dirección del presidente Raúl Castro, avanzó hasta donde ha sido posible. 

Debido a que con el restablecimiento de las relaciones, la apertura de las embajadas, la visita de Barack Obama a Cuba, así como la negociación de decenas de acuerdos en áreas decisivas, y al cambio de administración en Estados Unidos, era previsible un movimiento así.

Antes que la Vidal dejaron el ámbito bilateral la negociadora y contraparte suya Roberta Jacobson, subsecretaria adjunta para asuntos hemisféricos, designada por Barack Obama embajadora en México; y recientemente Jeffrey De Laurentis, quien desde la apertura de la embajada fungió como encargado de negocios.   

Desde que alrededor de 2006 Vidal comenzó a aparecer públicamente en asuntos relacionados Estados Unidos, su personalidad sencilla y natural, su modo sereno y moderado de encarar los encuentros con la prensa, y su habilidad para exponer complicados problemas políticos en un lenguaje asequible, complementaron su competente actuación con la imagen de una mujer que sabía lo que hacía.

El hecho de ser designada como embajadora en Canadá, una de las más importantes plazas de la diplomacia cubana, y la presencia del presidente Raúl Castro en su presentación, indica un reconocimiento a sus servicios.

Como es habitual, en la prensa cubana es poco probable que se comente el desempeño de esta funcionaria, que deja una magnifica zaga, y ante la cual, alguien que siguió atentamente su desempeño y estuvo pendiente de sus apariciones, siente el deseo de decir: gracias, y desearle nuevos éxitos. Allá nos vemos.

La Habana, 25 de julio de 2017


El supuesto cambio de política: ¿Trump más allá de Obama?

Esteban Morales

No hay que hacer mucho esfuerzo para percatarnos de que el “Zarpazo de  Trump” parece solo eso. Un intento,  fuera de toda lógica,  por  cambiar la política de  Obama hacia Cuba.

Aunque no sabemos siquiera, si  Trump  está realmente  trabajando para cambiar la política de Obama. Porque sus cambios visibles, aun no van fuertemente en esa dirección.

Al comparar la actitud de ambos mandatarios, se observa lo siguiente:

De todos modos,  Obama no facilito mucho  las inversiones;  ahora Trump las mete en el “saco de la prohibición” de negociar con los militares cubanos; el comercio no lo hace avanzar;  Obama tampoco hizo avanzar el comercio;  el dólar no ha circulado nunca  a voluntad de la banca norteamericana. Obama, finalmente, tampoco libero  el dólar. Lo cual fue uno de sus engaños.

Con Trump, todo hace indicar que el dólar no circulara oficialmente en Cuba tampoco.

Trump no  ha eliminado  las relaciones  diplomáticas; lo más importante,  pues las Embajadas continúan funcionando;   al parecer no eliminara  las remesas;  tampoco las 12 categorías migratorias que Obama estableció;    aunque  si  Trump elimina  el visado de  viaje individual   llamado “Pueblo a Pueblo”;   tampoco  Trump elimina los vuelos COMERCIALES,  ni los viajes de cruceros. Por lo cual, todo hace  indicar se mantendrán los viajes masivo a Cuba, como hasta ahora, en que han venido creciendo de año en año.

Entonces, realmente, ¿que  ha eliminado Donald  Trump?; creo que  lo sabremos si se hace pública la Directiva Presidencial que  en gran acto teatral Trump  firmo y que nadie leyó, ni la escucho dentro de  los pronunciamientos del discurso.

Considero, entonces,  que se trata, como decimos habitualmente  en Cuba,  de un “Gallo tapado””.

Entonces, ¿que está tratando de hacer Trump? no lo sabemos, porque sus principales ideas de cómo actuara, están en la Directiva que firmo y de la que  nadie conoce  su contenido, a no ser los mismos que la elaboraron. Lo cual nos dice, que Trump, tiene cosas que ocultar, a todos los que escucharon su discurso en Miami, y a los demás también. De ambos lados del estrecho de la Florida. Por eso digo, que ese teatro concluyo  con  un “Gallo tapado”. Con un vulgar  juego de Charada; Dentro del cual, no sabemos aun quien se llevara el premio.

Veamos, además,  cuantos meses demoraran  las instrumentaciones de las medidas, pues eso es otro asunto casi indeterminado. Pueden  resultar tan complicadas   las instrumentaciones, que tampoco podemos estar seguro si  demoraran 3 meses o más.

Pero para entender que puede estar  ocurriendo ahora con la política hacia Cuba, creo que debemos regresar  a Obama. Y para entender, a su vez, como Obama llego a la política, hay que analizar algunos antecedentes. Púes Obama no genero por “arte de magia” la política que aplico.

Cuando el 17 de diciembre del 2014 Obama caracterizaba la política seguida por más de 50 años, como una política fracasada,  que había aislado a Estados Unidos;  lanzaba  un  discurso que  se correspondía con el  momento  que estaba viviendo la  ya vieja y  destartalada  política.

Cuando tuvimos la oportunidad de analizar el escenario en que se desenvolvían las relaciones Cuba-Estados Unidos, hacia mediados del los años 70, es importante considerar algunos asuntos:

  1. Hacia la segunda mitad  de los años 70, toda la información que entraba sobre Cuba en los Estados Unidos, lo hacía casi exclusivamente por los canales de la derecha. Las noticias sobre Cuba estaban copadas por un grupo de emisoras contrarrevolucionarias, que llenaban de noticias falsas y de información tergiversada, todo lo que sobre Cuba se decía. Esas emisoras han sido siempre del Gobierno Norteamericano. Sé  trataba de una campaña de una feroz campaña de desinformación sobe Cuba, orientada y financiada por  el propio gobierno.

  1. Es  a  partir de ese periodo en que comienza un proceso de visitas mutuas e  intercambios epistolares y personales entre miembros de la sociedad civil cubana y la norteamericana.

  1. La primera  presencia de una delegación académica cubana, después del triunfo  de la revolución en la Conferencia de LASA en 1977, abrió las puertas para un intenso intercambio académico, que se comenzó a abrir desde entonces.

  1. LASA desempeñaría una papel fundamental en ampliar las relaciones académicas entre Cuba y Estados Unidos. Facilitando los visados y los financiamientos para las actividades. Ningún centro académico ni universidad norteamericana, obstaculizo nunca  que cubanos intercambiaran con ellas. Todo lo contrario, llovían las invitaciones.

  1. Ese intercambio  contribuiría  sobremanera  a cambiar las percepciones mutuas  de dos países enfrentados, que necesitaban del conocimiento  de la dinámica en ambas sociedades, para comenzar a transitar  por el camino del entendimiento.

  1. Decenas de Conferencias, libros conjuntos, encuentros de discusión y visitas académicas mutuas, sirvieron para  construir  una plataforma de acercamiento como no había tenido lugar nunca.

  1. El intercambio académico, comenzó a hacerse intenso y sirvió para  acelerar  la emergencia de sectores dentro de la sociedad norteamericana, sobre todo,  que comenzaron a ver a Cuba desde una perspectiva más cimentada en lo que comenzaban  a percibirse  como los verdaderos intereses de Estados Unidos en la Política hacia Cuba.

  1. Comenzó también a fortalecerse dentro del gobierno  norteamericano  un sector político, que tanto dentro del congreso como del aparato de inteligencia norteamericano, principalmente, comenzaba a ver de un modo menos negativo el   acercamiento a Cuba.

  1. En Cuba, a su vez, los organismos políticos y los  vinculados a la seguridad nacional, comenzaron a ver también como posible  los vínculos con Estados Unidos.

  1. El periodo de la segunda mitad de los años setenta coincide también con la entrada  en la academia cubana, de los Estudios sobre Estados Unidos, lo cual, hasta esos momentos, había sido solo una prerrogativa  de los órganos  de la seguridad nacional o vinculados  al aparato estatal que desempeñaban sus tareas en el exterior, dígase,  Ministerio de Comercio Exterior, Ministerio de Relaciones Exteriores, Ministerio de la Inversión Extranjera  y otros.

  1. El hecho de que los Estudios Sobre Estados Unidos, pasasen a formar parte de la academia, amplio y potencio de manera extraordinaria los intercambios  políticos dentro de esa cobertura. LASA servía de lugar de  punto de encuentro para debatir sobre las Relaciones Cuba-Estados Unidos y convergían en ese debate, tanto figuras del Gobierno norteamericano como del Gobierno cubano.

  1. Cuba comenzó a  beneficiarse  de manera extraordinaria de ese proceso, entre otras,  porque los interlocutores por la parte norteamericana, a veces figuras del Gobierno, recibían la información sobre Cuba  de forma especializada, bien informada y no distorsionada.

  1. Del  otro lado la fuerte labor de solidaridad hacia Cuba, que  desde Estados Unidos, comenzó a tomar cuerpo durante esos años, de manera destacada con la lucha de los Pastores por la Paz, con sus caravanas a Cuba, y otras manifestaciones de solidaridad, por parte de una izquierda emergente, sirvieron también para acelerar el proceso de acercamiento a Cuba.

  1. El acontecimiento del “Niño Elián”, sirvió también para acelerar el proceso,  contribuyendo a cambiar la percepción  interna sobre Cuba, bajo el contexto de la tremenda derrota  política sufrida por las fuerzas de la derecha de Miami. Cuando la Secretaria de Inmigración de Estados Unidos, bajo el gobierno de William Clinton, actuó,  para que de manera obligatoria,  el niño fuera devuelto a Cuba.

  1. Como resultado de lo anterior y más, que no podríamos relatar en el espacio de que disponemos, la imagen sobre Cuba y sus líderes comenzó a cambiar dentro de la sociedad norteamericana. Así como la actitud antibloqueo y la imagen de una política fracasada hacia Cuba, comenzaron a tomar fuerza dentro de todos los sectores de la sociedad estadounidense.

  1. Entonces, cuando Obama decidió hacer su discurso el 17 de diciembre del 2014, contaba también con un entorno político, formado por varios acontecimientos de los años previos,   que se vieron muy bien, los que sirvieron de respaldo al cambio de política. complementados, además,  por   los 18 meses de negociaciones  entre  los gobiernos, previas al 17D.

Por eso,  el discurso de Obama,  de manera inmediata,  fue apoyado tanto dentro como fuera de los Estados Unidos. Y  la  popularidad de Obama creció,  y  no ha dejado de crecer; creciendo ahora a contrapelo de las medidas que se mal conocen   trata de implantar Trump;  pero sobre todo, crece,  por el propio  discurso que sirvió de contexto a las medidas de Trump.

Por eso la gente habla más del discurso de Trump  que de las medidas anunciadas por este, en las que a casi nadie   le parece encontrar sustancia sugerente alguna,  para poder hablar de un verdadero cambio de política hacia Cuba por parte de Donald Trump.

Obama comenzaba a cambiar la vieja política de más de 50 años, para  que  correspondiera más con el  momento  que vivía la vieja y destartalada política.

ANTECEDENTES HISTÓRICOS

Por supuesto, esa idea de cambiar la política hacia Cuba era algo bastante viejo. El presidente J.F. Kennedy, al parecer,  ya lo  intentaba, pero le costó  la vida. El mismo día que Fidel castro conversaba con el periodista francés jan Daniel, Kennedy  era  asesinado en Dallas, Texas.

Acercarse a Cuba entonces, que no fuese más que con malas intenciones,  era  algo demasiado atrevido y sobre todo peligroso.

Los intereses que defendían esa vieja política eran demasiado fuertes, formaban   una coalición  de sujetos políticos,  que apartaban  agresivamente, toda posibilidad de un  cambio real en la política hacia Cuba.

La prueba  clave de que las condiciones para tratar de cambiar la política  eran inexistentes, lo fue el propio asesinato del  presidente Kennedy. En lo  que pueden haber coincidido  otras razones, pero donde el  llamado  “Caso  Cuba “aparecía como una razón extremo   poderosa.

Otros  Presidentes después hicieron en  las relaciones con Cuba algunos intentos;  entre  los cuales, J. Carter se llevo la corona, durante  la segunda mitad  de los años 70.  Fue James Carter,  hasta entonces, el presidente que mejor capto  la necesidad de  modificar una política, que ya había entrado en flagrante contradicción con los verdaderos intereses de Estados Unidos, incluso, hacia América Latina y el Caribe.

Pero las condiciones necesarias para el cambio,  quedaban muy por debajo aun  y eran sobrepasadas, de manera negativa, por   en cuanto a la  posibilidad  de cambiar la política, a pesar de la voluntad existente dentro de la propia administración, presente en  las personas del Presidente y el Vicepresidente: James Carter y Walter Móndale.

Todo Lo cual  concluyo, bajo la   expresión  de  la actitud asumida por Zbigniew Brzezinski, quien garrándose de una  de ciertos  condicionamientos,  empleo todas sus  fuerzas y el contexto político, aun desfavorable, para frustrar lo que habría podido devenir    entonces como  una nueva política hacia  Cuba;  lográndose  su frustración  hacia finales de los años setenta.

Al final, todo  el esfuerzo negociador se desmorono, aunque quedaron, de  los resultados  entonces obtenidos,  las Oficinas de  Intereses, en ambas Capitales, como para probar,   que resultaba imposible  ya hacer política   hacia Cuba,  solo sobre la base de  prejuicios y percepciones a larga distancia.

Reagan, por su parte, promotor  de la negociación  de la retirada de las tropas cubanas en Angola, negociaba, pero siempre aclarando que no se trataba de ir más allá.

Gerald Ford, también había logrado  algunos cercamientos, dentro de  un contexto  latinoamericano favorable, que le impidió a esa administración, entre otras cosas,  frustrar la llegada a Cuba de técnica automovilística procedente de Argentina.

Bush - padre - fue el artífice, de una política, que se apoyo en la Ley Torricelli  firmada en 1992. Hablándose entonces de un tercer carril, que agudizaba la guerra ideológica contra Cuba.

Fue entonces   W. Clinton el que más avanzo, después de Carter, dentro de una coyuntura que se presentaba como favorable, pues, en realidad, con posterioridad a la agresividad  contra Cuba, mostrada, antes por R. Nixon,   por  Reagan y la de Bush padre, Clinton había quedado como un  periodo en que parecía que la política hacia Cuba podría haber  dado  algunos pasos  conciliatorios.

Finalmente, Obama derrota a Hillary Clinton en el 2008  y es entonces cuando comienza un verdadero proceso de cambio de la vieja política hacia Cuba.

Comenzando entonces a producirse  señales de que podría aparecer  una nueva política.

El final  de la campaña presidencial  de Obama en el 2008 y el caso de Allan Gross, se genero  un cierto  contexto  movilizador. Que se acrecentó  con  la campaña por el rescate de los Cinco  Héroes cubanos.

Por otra parte,   Bush (hijo),  quien fuera sustituido por Obama,  había impuesto una serie de medidas contra Cuba, que desde el primer trimestre de su mandato Obama comenzó a eliminar.

Ello también nos dio una    pista muy clara  de que Obama se proponía, al menos, cambiar las reglas del juego en la política.

No  obstante,  se hacía necesario seguir la otra pista: Obama, en su discurso final  de campaña había dicho que conversaría con Cuba, aunque también, que no levantaría el boqueo.

¿Cómo era posible  que Obama dijera que no levantaría el bloqueo; una política tan desprestigiada a nivel internacional  y que ya cargaba con tantos  ataques y desacuerdos internos?

Pero Obama, además, no solo no hizo todo lo posible durante su mandato, por levantar el bloqueo, sino que además,  aplico sus astronómicas y sistemáticas multas  contra  la banca internacional e incluso la  propia, indicando  claramente que para Obama el bloqueo continuaría siendo un instrumento  de presión  para  manejarse  en las relaciones con Cuba.

Por eso, vimos tempranamente que Obama tenía una estrategia de política contra Cuba y que ella estaba basada, además de en una historia,  en haber dividido  el bloque en dos: Garrote de bloqueo contra el gobierno cubano y zanahoria de bloqueo suavizado para la sociedad civil cubana.

Obama se propuso, apretar en la línea del bloqueo,  como no  lo había hecho hasta entonces ningún otro presidente. Comenzando a ser el mandatario norteamericano que más inteligentemente ha utilizado el garrote u la zanahoria.

Finalmente, cercano a la terminación de su administración,  lo que hizo entonces Obama    fue abstenerse en la última votación de Naciones Unidas.

Entonces, podemos decir, que Obama permitió avances en la política hacia Cuba, aunque no tanto por levantar el bloqueo;  aunque   también dejo deudas, las  que permiten decir, que avanzamos en las relaciones, con estados Unidos,  pero no lo suficiente como para hacer irreversible los avances hacia una nueva política con Cuba y alcanzar la normalización de las relaciones entre ambos países.

Por  lo que en lo  anterior, existen  unos  “puntos  de agarre” que Trump puede aprovechar ahora,  si de verdad tiene la intención de dar marcha atrás a la política de Obama.

Aunque, por nuestra parte,  continúo poniendo en dudas de  que Trump quiera realmente dar marcha atrás a  la política de Obama. Dado que esa voluntad de Trump, solo se ha hecho expresa en lo que dijo  en el discurso,  que lo consideramos  de  antemano comprometido, pero no sabemos lo que hará finalmente. 

Pues lo que dijo Trump,    se corresponde más con   la intención de “pagar  favores “a Marco Rubio, que con la  de echar a perder los negocios,  que significarían  una aceptable relación con Cuba. Y esa es su verdadera encrucijada.

Trump, por su parte,  juega con los inconvenientes de estar  inmerso dentro de un proceso de investigación, en el que Marco Rubio al ser miembro de la Comisión Senatorial  que lo investiga, debiera tratar de ayudarle,  siendo,  sin dudas,  lo que Trump espera. 

Dado que este último, como hombre de negocios al fin, sería lo que está esperando: que Marco Rubio le pague el favor.

Pero, ¿Qué es lo que gana o pierde? Si Trump es de verdad un hombre de negocios, la respuesta es bien  simple.

Basta que alguien con un poco de lógica le aclarara. ¿Qué vale más,  cuidar   los negocios que podrían   hacerse, con Cuba,  que   darle apoyo a una minoría política de derecha  sin futuro  ya en la política hacia Cuba?

Claro, no debemos olvidar, Que Trump se encuentra sumamente presionado por situaciones harto peligrosas, que amenazan su posición presidencial;  entre otras, los asuntos relativos a las conexiones con Rusia durante su campaña presidencial, que ahora se ve agravados  por las declaraciones de su hijo;  la polémica  sustitución del Secretario del FBI; las contradicciones de intereses entre su posición como presidente y el capital que posee; Sus complejas declaraciones de impuestos, etc. Además,  de su baja popularidad por los múltiples escándalos  que ha provocado con la prensa; la harto peligrosa y estratégica  impopularidad de que goza frente a  los aliados; sus acusaciones de estar loco y ser  incapaz de llevar la presidencia de Estados Unidos.

De modo, que no se recuerda  otro presidente, en la historia de Estados Unidos, que apenas a 6 meses de su mandato,  haya tenido que chocar con tantos problemas en su ejecutoria presidencial. Por lo que es, para muchos, posible candidato  al impeachment.

Pero además, las medidas que  Trump pretende tomar,  parecen + totalmente contradictorias con los  intereses de los sectores que dice  defender dentro de Cuba. Y por traslación, los  afecta también los intereses de muchos miembros  de la comunidad cubana en  los Estados Unidos que envían recursos y dinero para ayudar a sus familiares en Cuba.

  1. La prohibición del viaje “pueblo a pueblo” afecta más al sector privado. En términos de la búsqueda del guía, el alojamiento, lugares para cenar y otros servicios. Mientras que el turismo solo en grupos se mueve más por la vía estatal, oficial. Lo que además resulta ser más caro, limitando mucho también el contacto personal, que es lo que más agrada  al turista norteamericano  en particular.

  1. Muchos proyectos de colaboración  medica y de  investigación, en los que Cuba posee un gran potencial, que beneficia  a ambos países,  podrían sufrir serios daños e incluso paralizarse. Habiéndose creado ya redes de interésese  que han comenzado a funcionar.

  1. A pesar  de las dificultades de crédito, Cuba recibió en el 2016 221 millones de dólares en productos agrícolas. Por lo que tendría potencialidades para responder a este interés, de varios estados Norteamericanos. (Ver Granma )

  1. En realidad las medidas de Trump perjudican a quienes dice quiere beneficiar. Se trata de incluso de un conjunto de proyectos privados, que beneficiarían  a muchos  de ambas partes individualmente.

  1. Aunque Trump considero  declarar en el discurso que las remesas se mantendrán. Estas podrían  verse   eliminadas para varias categorías de ciudadanos; cuantía  que aun no es posible determinar  con  precisión. William Leogrande, de American University,  considera que la cifra de afectados puede llegar hasta  1 millón de ciudadanos cubanos. Lo cual tendría su contraparte  de disgustados con tal política dentro de la comunidad cubana.

  1. La actitud  negativa ante las medidas de Trump de una cantidad considerable de congresistas, también empresarios, personalidades de todos los sectores de la sociedad,  tanto demócratas como republicanos, puede devenir en un verdadero  dolor de cabeza para Trump  al momento de implantar las medidas. Sobre todo,  por las  iniciativas  que pueden ser impulsadas para contrarrestar  tales + 0-0medidas. Habiendo en estos momentos varios proyectos de ley que pueden complicarle la vida a Trump en el congreso.

  1. Tratándose el 2018,  de un año de elecciones congresionales, a Trump le será imposible hacia el futuro mantener una correlación congresional que le permita llevar adelante  todo lo que el congreso deba aprobarle. Y no es posible decir que los congresistas de la extrema derecha cubano-americana, podrían tener fuerza para  ayudarle.

Por último, sería una verdadera  ilusión, por parte de Trump, pensar que va a lograr negociar con Cuba,  bajo presión.

Creo que las condiciones que ha puesto para negociar son inaceptables para Cuba. Por su parte, esta última, de manera muy inteligente, ha dejado entreabierta la puerta, por si Trump desea realmente negociar.

Pero hay que decir, que ni en los más difíciles momentos, con una administración agresiva y  una extrema derecha fuerte, Cuba ha aceptado negociar con Estados Unidos haciéndole concesiones.

Precisamente,   la fortaleza principal de Cuba  cuando ha negociado  con Estados Unidos, ha sido no aceptarle presiones,   ni hacer concesiones de ningún tipo. Recordemos que después de más de 50 años,  de bloqueo y presiones de todo tipo, Obama tuvo que aceptar las condiciones de Cuba: negociar en igualdad de condiciones, respetando la soberanía 

Existe un incidente, relatado en el libro  “De la confrontación a los intentos de normalización: la política de Estados Unidos hacia Cuba”, cuando Brzezinski, entonces jefe del Consejo  de Seguridad nacional de Carter,  tratando de presionar a Cuba, le mando a decir a Fidel, que si Cuba quería tener buenas relaciones con Estados Unidos, debía salir de África-, dejar de apoyar a los movimientos revolucionarios y romper relaciones con  la Unión Soviética.

El ya fallecido, Robert Pastor,  entonces asesor de seguridad nacional, había advertido  a su jefe, en memorando  recogido  dentro del   mismo libro mencionado,  que eso no sería posible,  que la parte cubana no lo aceptaría. De todos modos R. Pastor y P. Tarnof, se vieron obligados   a negociar con Fidel bajo las  condiciones que les habían indicado.

Relata,  entonces, Robert Pastor en entrevista hecha (por los  autores del libro,  Elier Ramírez y Esteban Morales) Que Fidel lo primero que dijo fue, que Cuba nunca se había metido  a decirle a estados Unidos a donde debía ir y a  donde no, entonces ¿quién era Estados Unidos, para poner en cautiverio la soberanía de la política exterior  cubana? y continuaba  entonces argumentando el Jefe de la Revolución. Dijo Robert Pastor, “que escuchando a Fidel argumentar, contra la proposición que le traían,  el sintió como si un tren le estuviese   pasando por encima”.

Lamentablemente,  ya Fidel no está. Pero de seguro, es eso, un tren lo que le pasara a Trump por encima, si se atreve a presionar a Cuba en cualquier negociación que se pueda llevar a cabo.

Ya que podemos estar  seguros  no logrará negociar con Cuba bajo presión, a Trump creo no  le quedan más  alternativas que las siguientes:

  1. Tratar de negociar por la fuerza. Lo cual podría ser muy bien el más peligroso fruto de su estupidez,  ignorancia y delirios imperiales.

  1. Descubrir sus cartas (seguro tiene varias escondidas) tratando de llevar a Cuba a una negociación razonable. la que tendría que ser secreta, porque  estoy seguro, que varias de esas cartas afectan la  credibilidad de Trump para cumplir el compromiso hecho  con la derecha cubano-americana.

  1. Aceptar que con Cuba tiene que negociar en igualdad de condiciones y resistir, respetando nuestra soberanía e independencia,  aceptando   lo que le venga encima.

  1. Que nada de dicho  le sea posible, porque no le alcance  el tiempo de que dispone para hacerlo. Por lo cual, todo su intento de presionar sobre Cuba se desmoronará y podríamos tal vez retornar a la política diseñada por Obama. Que parece seguir siendo la más realista  y aceptable para todos.

Por  todo lo cual, Trump, terminaría, siendo no  más que un “desagradable bache”  en el proceso de asentamiento de la política  que Obama diseño, sobre la base de unas experiencias anteriores y propias, que le permitieron, por vez primera, entenderse con Cuba, sin hacer dejación de los intereses estratégicos de la política norteamericana. Los que siguen siendo traer a Cuba nuevamente, al área de dominio de Estados Unidos. Cosa para lo  cual, Cuba siempre ha estado preparada.

La Habana, Junio 10   del 2017


Puigdemont: "Si el Constitucional me inhabilita, no aceptaré esta decisión"

EL ÓRDAGO INDEPENDENTISTA

El 'president' de la Generalitat asegura que su inhabilitación "no anularía la voluntad de votar del pueblo catalán". El Govern formaliza la compra de sobres y papeletas para unas elecciones al Parlament

Fidel Masreal / BARCELONA
EL PERIÓDICO  -  24/07/2017 | Actualizado el 25/07/2017 a las 15:00 CEST

El president de la Generalitat, Carles Puigdemont, en el Parlament. / JULIO CARBO

El Govern y en especial el 'president' Carles Puigdemont prosiguen con su estrategia de anuncios de futuras desobediencias para llevar a cabo el referéndum. Con todo, la táctica mantiene un punto de prudencia y este lunes el responsable de Hacienda del Govern ha confirmado que harán caso al Gobierno y le informarán semanalmente de los gastos del Govern y le enviarán la relación de interventores de toda la Administración catalana. El ministerio que dirige Cristóbal Montoro, en su propio plan de presión, ha dado 24 horas a la Generalitat para que demuestre que no se han desviado 6.150 euros para el referéndum y ha avisado por carta de posibles responsabilidades administrativas y penales. En seguida, el Govern respondió que ese dinero "no tiene nada que ver" con el referéndum y que es gasto "corriente" que responde al mantenimiento de un sistema de gestión de un organismo que depende del Centre de Telecomunicacions i Tecnologies de la Informació (CTTI).

Lo más relevante en términos de desacato han sido las palabras de Puigdemont en una entrevista en el diario francés 'Le Figaro'. El jefe del Govern asegura que si el Tribunal Constitucional (TC) le "inhabilita, como puede hacer", no aceptará la decisión. "Solo el Parlament me puede suspender", desafía el 'president'. Fuentes cercanas a Puigdemont sostienen que lo extaordinario sería que anunciara lo contrario, su intención de obedecer al Alto Tribunal.

Respecto a las posibilidades que tiene el TC de ejecutar esa medida cabe recordar que la Comisión de Venecia, en su informe crítico sobre la reforma exprés del TC que se llevó a cabo gracias a la mayoría absoluta del PP en el 2015, los juristas ya advertían de los problemas que se podían derivar si un político desoía de manera reiterada los mandatos del Constitucional. La comisión recomendaba aclarar esas "cuestiones prácticas", informa Pilar Santos.

Convencido del poder de la movilización soberanista en caso de freno al 1-O, Puigdemont avisa en la entrevista de que "una inmensa mayoría del pueblo catalán quiere votar" y que suspendiéndole o expulsándole de su despacho, "Madrid no va a anular esta voluntad". "No existe un poder suficientemente fuerte para cerrar el gran colegio electoral que será Catalunya", agrega.

Por si no queda claro el desafío, Puigdemont también sostiene lo que el soberanismo en su conjunto lleva semanas planteando en términos de desobediencia, y es que no piensa renunciar al reférendum "aunque lo prohíba el TC" y afirma que lo desoirán si suspende la ley del referéndum.

HABRÁ COLEGIOS "U OTROS LOCALES"

También la nueva 'consellera' de Ensenyament, Clara Ponsatí, ha aprovechado una entrevista para mantener este lunes la linea de autoafirmación frente al Estado. Ponsatí ha asegurado que el Govern garantizará que haya puntos de votación el próximo 1-O. "Habilitaremos locales que pueden ser escuelas u otros locales", ha aseverado en TV-3.

OBEDIENCIA ANTE HACIENDA

Paralelamente a estos ejercicios de desafío verbal al Estado, el Govern mantiene un margen de prudencia en relación a las exigencias que va planteando el Gobierno del PP para cortocircuitar la consulta. Es el caso de la decisión del Consejo de Ministros del pasado viernes de exigir un informe semanal al Govern sobre todos sus gastos para verificar que ningún euro va destinado al referéndum. Y en caso contrario amenazar con cortar el suministro del Fondo de Liquidez Autonómica (FLA). Pues bien, el responsable de Hacienda del Govern, Lluís Salvadó, ha admitido en Catalunya Radio que se cumplirán las exigencias estatales. Tanto respecto a que se detallen los gastos como a que se envíe al ministerio la lista de todos los interventores del Govern y las empresas autónomas.