lunes, 10 de julio de 2017

Una conversación con Noam Chomsky sobre Trump y la amenaza nuclear

Por GEORGE YANCY y NOAM CHOMSKY 

New York Times 6 de julio de 2017

Noam Chomsky Credit Uli Deck/picture-alliance/dpa/Associated Press

En los últimos meses, mientras la perturbadora posibilidad de una administración Trump se convertía en una perturbadora realidad, decidí contactar a Noam Chomsky, el filósofo cuya escritura, opiniones y activismo nos han dado incomparables reflexiones y cuestionamientos sobre los sistemas políticos mundiales y estadounidense desde hace más de cincuenta años. Nuestra charla, como se transcribe aquí, se desarrolló a través de una serie de intercambios de correos electrónicos a lo largo de los últimos dos meses.

George Yancy: En este momento político de la posverdad y dado el creciente autoritarismo del que estamos siendo testigos en el gobierno de Trump, ¿qué papel público crees que la filosofía profesional puede desempeñar al abordar esta situación de manera crítica?

Noam Chomsky: Tenemos que ser un poco cautelosos para no tratar de matar a un mosquito con una bomba atómica. Lo que hemos visto en relación con el momento “posverdad” es tan absolutamente absurdo que la manera más adecuada de enfrentarlo bien podría ser ridiculizarlo. Por ejemplo, el comentario reciente de Stephen Colbert resulta pertinente: la respuesta de la legislatura republicana de Carolina del Norte a un estudio científico que pronosticaba un aumento amenazante en los niveles del mar fue prohibir a las agencias locales y estatales desarrollar normas o documentos de planeación para abordar el problema, y la respuesta de Colbert fue: “Esta solución es brillante. Si tu ciencia te da un resultado que no te gusta, promulga una ley que diga que el resultado es ilegal. Problema resuelto”.

A grandes rasgos, así es como el gobierno de Trump se enfrenta a una verdadera amenaza existencial para la sobrevivencia de la vida humana organizada: prohíbe las normas e incluso la investigación y el debate de las amenazas ambientales y corre hacia el precipicio tan rápido como puede (en aras del poder y las ganancias a corto plazo).

Claro está que el ridiculizar no es suficiente. Es necesario abordar las preocupaciones y creencias de aquellos que fueron engañados por el fraude, o que por otras razones no reconocen la naturaleza ni la importancia de los problemas. Si por filosofía nos referimos a un análisis razonado y detallado, entonces es posible enfrentar el momento, aunque no mediante la confrontación de los “hechos alternativos”, sino analizando y aclarando qué está en juego, sin importar de qué problema se trate. Más allá de eso, se necesita acción: urgente y dedicada, en todas aquellas formas a las que tenemos acceso.

G. Y.: ¿Qué opinas sobre la capacidad de la filosofía de cambiar al mundo?

N. C.: No estoy seguro en qué pensaba Marx cuando escribió que “los filósofos no han hecho más que interpretar de diversos modos el mundo, pero de lo que se trata es de transformarlo”. ¿Quería decir que la filosofía podía cambiar al mundo o que los filósofos debían adoptar la prioridad máxima de cambiar el mundo? Si concluimos que fue lo primero, entonces podemos suponer que se refería a la filosofía en el sentido amplio de la palabra, incluyendo el análisis del orden social y las ideas de por qué debía transformarse y cómo. En ese sentido amplio, la filosofía puede ocupar un lugar, y de hecho uno crítico, en la transformación del mundo, y los filósofos, incluidos en la tradición analítica, han asumido ese esfuerzo tanto en su obra filosófica como en su activismo.

G. Y.: Hay ocasiones en las que la magnitud del sufrimiento humano parece insoportable. Como alguien que habla tanto del sufrimiento en el mundo, ¿cómo puedes dar testimonio de ello y además mantener la fortaleza para seguir adelante?

N. C.: Dar testimonio es suficiente para tener la motivación de seguir adelante. Además, nada es más inspirador que ver cómo las personas pobres y que sufren, que viven en condiciones incomparablemente peores que las que nosotros toleramos, continúan sin pretensiones o escándalos con su lucha valiente y comprometida con la justicia y la dignidad.

G. Y.: Si tuvieras que mencionar dos o tres formas de acción política necesarias bajo el régimen de Trump, ¿cuáles serían?

N. C.: No creo que las cosas sean tan sombrías. Tomemos el éxito de la campaña de Bernie Sanders, el personaje más excepcional de la elección de 2016. Después de todo, no sorprende en absoluto que un empresario multimillonario con un amplio respaldo mediático (incluidos los medios liberales, embelesados por sus excentricidades y el ingreso publicitario que generaba) ganara la candidatura del Partido Republicano ultrarreaccionario.

No obstante, la campaña de Sanders rompió de manera radical con más de un siglo de historia política de Estados Unidos. La extensa investigación de las ciencias políticas ha demostrado de manera convincente que las elecciones ya están compradas. Por ejemplo, el gasto de campaña por sí mismo sirve para predecir de manera fehaciente el éxito electoral, y el apoyo del poder corporativo y la riqueza privada es una virtual condición previa incluso para la participación en la arena política.

La campaña de Sanders demostró que un candidato con programas moderadamente progresistas podía ganar la candidatura, tal vez la elección, incluso sin el respaldo de las principales fuentes de financiamiento ni de los medios. Hay buenas razones para suponer que Sanders habría ganado la candidatura de no haber sido por los chanchullos de quienes manejan el partido de Obama y Clinton. Hoy Sanders es, por mucho, la figura política más popular del país.

El activismo que generó la campaña de Sanders está comenzando a llegar hasta la política electoral.

G. Y.: ¿Cuáles son los problemas de mayor peso a los que nos enfrentamos?

N. C.: Los problemas más importantes que hay que atender son las amenazas reales a la existencia que enfrentamos en la actualidad: el cambio climático y la guerra nuclear. Respecto a la primera, el liderazgo republicano, actuando de manera totalmente contraria a todo el mundo, se ha dedicado casi con total unanimidad a destruir las posibilidades de una supervivencia decorosa. Hay muchas cosas que se pueden hacer a nivel local y estatal para enfrentar su proyecto maléfico.

En lo que respecta a la guerra nuclear, las acciones en Siria y la frontera rusa constituyen amenazas muy serias de una confrontación que podría desembocar en guerra, una posibilidad impensable. Además, la intención de Trump de continuar los programas de modernización de las fuerzas nucleares que ideó Obama supone peligros extraordinarios. El tema se debatió a detalle en un artículo de vital importancia en el Bulletin of the Atomic Scientists en marzo. Los autores, analistas muy respetados, hicieron notar que el programa de modernización de las armas nucleares había aumentado “el poder mortífero general de las fuerzas de misiles balísticos existentes en Estados Unidos por un factor de casi tres, y genera exactamente lo que uno esperaría ver si un Estado con armamento nuclear estuviera planeando tener la capacidad de luchar y ganar una guerra nuclear desarmando a sus enemigos con un primer ataque sorpresa”.

Las implicaciones son claras: en un momento de crisis de esos que abundan, los estrategas militares rusos podrían concluir que, a falta de un elemento disuasorio, la única esperanza de supervivencia es realizar el primer ataque, lo cual significaría el final para todos nosotros.

G. Y.: Eso suena escalofriante para todos los que habitamos el planeta.

N. C.: En estos casos, la acción ciudadana puede revertir programas extremadamente peligrosos. También puede presionar a Washington para que explore las opciones diplomáticas, que están disponibles, en lugar de recurrir de manera casi automática a la fuerza y la coerción en otras zonas, incluyendo Corea del Norte e Irán.

G. Y.: Noam, a medida que continúas involucrándote críticamente en una amplia gama de injusticias, ¿qué es lo que motiva en ti este sentimiento de justicia social? ¿Tu trabajo de justicia social está enmarcado por alguna motivación religiosa? De no ser así, ¿por qué no?

N. C.: No tengo motivaciones religiosas y por razones sólidas. Uno puede idear una motivación religiosa para casi cualquier elección de actos, desde el compromiso con los ideales más elevados hasta el apoyo a las atrocidades más espantosas. En los textos sagrados podemos encontrar inspiradores llamados de paz, justicia y misericordia, junto con los pasajes más genocidas en el canon literario. La conciencia es nuestra guía, sin importar cómo queramos justificarla o qué atavíos le pongamos.

G. Y.: Volviendo a aquello de dar testimonio de tanto sufrimiento, ¿qué me recomendarías compartir con muchos de mis estudiantes para que desarrollen la capacidad de dar testimonio de las formas de sufrimiento que son peores que las que toleramos?

N. C.: Mi sospecha es que aquellos que parecen no prestar atención al sufrimiento, ya sea que esté cerca o en rincones remotos, por lo regular no son conscientes, tal vez porque están cegados por la doctrina y la ideología. Para ellos, la respuesta es desarrollar una actitud crítica ante los artículos de fe, seculares o religiosos; fomentar su capacidad de cuestionamiento, de exploración, de vislumbrar el mundo desde el punto de vista de los otros. La exposición directa nunca está muy lejos, sin importar dónde vivamos; tal vez se trate del indigente que se acurruca para protegerse del frío o nos pide unas monedas para comer, u otros muchos ejemplos.

G. Y.: Volviendo a Trump, tengo entendido que lo ves cómo alguien fundamentalmente impredecible. Sin duda, así lo veo yo. ¿Deberíamos temer un intercambio nuclear de algún tipo?

N. C.: Yo lo hago y estoy lejos de ser la única persona que alberga esos temores. Quizá la figura más sobresaliente que expresa esas preocupaciones sea William Perry, uno de los principales estrategas nucleares contemporáneos, con muchos años de experiencia en los más altos niveles de planeación en caso de guerra. Él ha regresado de su semirretiro para declarar enfáticamente su terror ante las amenazas extremas y crecientes, así como la falta de preocupación ante ellas.

En 1947, el Bulletin of the Atomic Scientists estableció su famoso “reloj del juicio final”, que calcula qué tan lejos estamos de la medianoche: el fin. En enero, poco después del discurso de toma de protesta de Trump, la manecilla se movió a dos y medio minutos para la medianoche, lo más cercano al desastre terminal desde 1953. A estas alturas, los analistas están considerando no solo la creciente amenaza de guerra nuclear, sino además la firme dedicación de la organización republicana de acelerar la carrera hacia la catástrofe ambiental.

Perry tiene razón en sentirse horrorizado. Y todos deberíamos estarlo.

G. Y.: Sin embargo, a pesar de su imprevisibilidad, Trump tiene una base fuerte. ¿Qué origina esta especie de deferencia servil?

N. C.: No estoy seguro de que “deferencia servil” sea la frase adecuada, por varias razones. Por ejemplo, ¿quiénes forman esa base? La mayoría son relativamente acaudalados. Tres cuartas partes tienen ingresos por encima del promedio. La gran mayoría son blancos y de edad madura, por lo tanto provienen de los sectores históricamente más privilegiados.

Como informa Anthony DiMaggio en un cuidadoso estudio de la riqueza de la información que ahora está disponible, los electores de Trump tienden a ser republicanos típicos, con “un segmento pudiente y privilegiado del país en términos de su ingreso, pero uno que tiene relativamente menos privilegios que en el pasado, antes del colapso económico de 2008” y que, por ende, siente hasta cierto punto una aflicción económica. Eso, además del amplio segmento evangélico y dejando de lado factores como la supremacía blanca —tan profundamente enraizada en Estados Unidos—, el racismo y el sexismo.

Otra consideración es el actual sistema de información, si es que podemos siquiera usar esa frase. Para buena parte de esa base, las fuentes de información son Fox News, los programas de radio y otros partidarios de los hechos alternativos. Las exposiciones de las fechorías y absurdos de Trump que provocan opiniones liberales se interpretan fácilmente como ataques de la élite corrupta contra el defensor del hombrecito, cuando es, de hecho, su enemigo cínico.

G. Y.: ¿Cómo opera aquí la falta de inteligencia crítica?

N. C.: Para la opinión liberal, el crimen político del siglo —como a veces se le llama— es la interferencia rusa en las elecciones estadounidenses. Los efectos del crimen son indetectables, a diferencia de los efectos masivos de la interferencia del poder corporativo y la riqueza privada, que no se considera un crimen sino la forma normal en la que funciona la democracia.
Y esto dejando de lado el historial de “interferencia” estadounidense en las elecciones extranjeras, incluidas las de Rusia, y poniendo entre comillas la palabra “interferencia” porque resulta tan irrisoriamente inadecuada, como debe saber cualquiera que esté mínimamente familiarizado con la historia reciente.

¿El hackeo ruso es de verdad más importante que lo que hemos discutido; por ejemplo, la campaña republicana para destruir las condiciones para la existencia social organizada, desafiando al mundo entero? ¿O para acentuar la ya de por sí extrema amenaza de una guerra nuclear terminal? ¿O incluso que esos crímenes reales pero menores como la iniciativa republicana para privar a decenas de millones de atención médica y echar a personas indefensas de los de asilos a fin de enriquecer todavía más a su electorado de poder corporativo y riqueza real? ¿O para desmantelar el sistema regulatorio limitado que fue instaurado con el fin de mitigar el impacto de la crisis financiera que es probable que sus preferidos desencadenen una vez más? Y así sucesivamente…

Es fácil condenar a aquellos que suponemos son del otro lado, pero por lo común es más importante explorar a lo que asumimos es cercano a nosotros.

Noam Chomsky es el autor de varias obras políticas traducidas a varios idiomas. Entre sus libros más recientes están "Hegemonía o supervivencia", "Estados fallidos" y "¿Quién domina el mundo?". Ha sido profesor emérito del Instituto de Tecnología de Massachusetts desde 1976.


SEMANA PARLAMENTARIA EN CUBA

Por Pedro Martínez Pírez

Este lunes se inicia en Cuba una intensa semana parlamentaria durante la cual las diez comisiones permanentes de la Asamblea Nacional del Poder Popular analizarán cerca de ochenta temas de la vida socioeconómica del país, entre ellos la sequía que afecta al archipiélago cubano, el estado actual de la vivienda y la situación epidemiológica.

Otros temas importantes a considerar por los diputados nacionales que integran las distintas Comisiones Permanentes del órgano legislativo cubano, se refieren al cumplimiento del programa de recuperación de las capacidades de la industria alimentaria, la transformación ferroviaria, la implementación de la política para el desarrollo de las fuentes renovables de energía, la producción, distribución y comercialización de juguetes y la programación infanto juvenil de la radio y la televisión cubanas.

Según se informó los diputados recibirán información sobre la última zafra azucarera, el mantenimiento industrial frente a la obsolescencia tecnológica, la fluctuación laboral en el personal científico y las alternativas para su protección, además del estado constructivo de los hogares de ancianos y casas de abuelos en un país donde en los últimos años ha crecido en forma notable el número de adultos mayores.

De acuerdo a los adelantos informativos se espera que en la sesión plenaria del viernes 14 de julio la Asamblea apruebe el Proyecto de Ley de Aguas Territoriales y se informe sobre el Plan del Estado para el enfrentamiento al cambio climático, además de los detalles sobre la liquidación del presupuesto del pasado año y la ejecución del Plan de la Economía durante el primer semestre de 2017.

Será esta una importante reunión del Parlamento en el proceso de perfeccionamiento de la economía y la sociedad cubanas, que enfrentan un prolongadísimo bloqueo económico, comercial y financiero de Estados Unidos que el nuevo inquilino de la Casa Blanca, según lo anunció recientemente, se propone intensificar contra la voluntad de muchos ciudadanos y empresarios de su propio país.

La Habana, 10 de julio de 2017